Qué es el acoso escolar y cómo podemos detectarlo

¿Qué es el acoso escolar y cómo podemos detectarlo?

El entorno donde se desenvuelven los niños es determinante para definir muchos aspectos de su vida adulta, por lo que es indispensable prestar minuciosa atención al ambiente donde se desarrolla. Con el tiempo, se ha incrementado la importancia que se le da al acoso escolar, también conocido como bullying. Este es un término que como padres y docentes debemos saber gestionar, ya que se ha demostrado abiertamente el impacto negativo que puede tener esta situación en la vida de un niño.

Este tema es tan extenso y delicado que se ha creado el primer Máster oficial dedicado al acoso escolar con la intención de preparar a maestros, padres y cuidadores para conocer cuáles son los aspectos a tomar en cuenta si se sospecha de acoso escolar. A continuación, haremos una revisión acerca de cuáles son estos puntos claves que nos ayudarán a detectar si realmente existe el bullying en una situación, o si simplemente se trata de temas de conducta asociados a problemas de sociabilización con su entorno.

El acoso escolar deriva de conductas inadecuadas en las que uno o varios niños presionan, molestan, manipulan y/o agreden a uno o varios de sus compañeros sin que estos puedan responder ante la agresión.

Esto va generando un sentimiento de vulnerabilidad o inferioridad en la víctima, quien empieza a sufrir de diferentes traumas desde una edad temprana. Es importante establecer lazos de comunicación con nuestros hijos o estudiantes cuando comenzamos a ver señales de agresión que no son habituales de juegos o accidentes.

En algunas ocasiones, el niño simplemente empieza a mostrar rechazo a ir a la escuela y nada tiene que ver con el aspecto académico o aversión a los estudios. Una señal clara es el estrés infantil, pues el niño se encuentra en medio de una situación que está inhabilitado para controlar, así que puede desarrollar problemas de ansiedad, incapacidad para dormir correctamente, bajo rendimiento escolar o disminución en su autoestima.

Detectar el acoso escolar infantil a tiempo puede poner freno a una tragedia.

Detectar cambios repentinos de comportamiento en el niño es el primer paso, lo que comienza a extenderse hacia otros contextos como la falta de apetito, o los dolores de cabeza o estomacales con una frecuencia bastante notable. También debemos estar atentos a su interés en estar en situaciones de exposición o si prefiere estar asilado.

Detectar el acoso escolar a tiempo puede poner freno a una tragedia. Se preserva la salud mental del niño y se corrige la conducta del atacante, quien en muchas ocasiones sufre de desórdenes conductuales y llena su vacío con esa búsqueda de poder a través de la agresión.

Los niños, en ocasiones, temen reportar el abuso por miedo a ser señalados como débiles o recibir represalias de sus atacantes. Por eso, una buena comunicación es la base fundamental de la consolidación de una solución en un caso de acoso escolar. El bullying es un problema mundial que genera depresión, deserción escolar y otros daños en todo el mundo, por lo que es nuestra responsabilidad como adultos abordar el asunto a tiempo.

Si te ha gustado este artículo compártelo y sígueme en Facebook, Instagram @papasehijos, Twitter y suscríbete a Papás e hijos!

12 comments on «¿Qué es el acoso escolar y cómo podemos detectarlo?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce nuestra política de privacidad haciendo click aquí