Cerebro materno cambia durante el embarazo y tras el parto

Cerebro de la madre durante el embarazo: descubre su importancia y funciones

Durante el embarazo, el cerebro de la madre experimenta varios cambios importantes. Estos ajustes cerebrales se producen para facilitar el vínculo entre la madre y su hijo y adaptarse a las necesidades especiales de llevar un bebé. Aunque muchos de los cambios prenatales son evidentes, las alteraciones que se producen en el cerebro de una mujer embarazada suelen tener lugar a un nivel microscópico. Estos cambios, denominados «cerebro materno», tienen importantes implicaciones para la salud tanto de la madre como del feto.

¿Cuáles son las funciones del cerebro materno?

El cerebro materno hace muchas cosas relacionadas con el parto y la crianza de los hijos. Durante el embarazo, el córtex prefrontal, la amígdala y el hipotálamo de las madres se vuelven altamente sensibles a las señales que pueden suponer una amenaza para el bebé, como sonidos, olores y temperaturas corporales alteradas. Estos mecanismos alertan a la madre sobre determinada información para que pueda responder adecuadamente a las amenazas potenciales que pueden ser perjudiciales para su hijo. El hipocampo también se vuelve hiperactivo, ayudando a las madres a formar nuevos recuerdos sobre su hijo, lo que se denomina «memoria materna».

El cerebro materno también es responsable del fuerte vínculo afectivo de una madre y bebé. El cerebro produce una hormona llamada oxitocina, que actúa para ayudar a formar este vínculo. La oxitocina también es responsable del instinto de crianza de la madre y del deseo de proteger a su bebé. Además, el cerebro materno activa las partes del cerebro asociadas con la recompensa y el placer, convirtiéndose en la parte más valiosa y agradable de la experiencia del embarazo.

El cerebro materno también produce cambios en el sistema inmunitario como preparación para el parto. Por lo que este órgano, activa vías en el sistema inmunitario diseñadas específicamente para proteger tanto a la madre como al feto en desarrollo de los microbios que puedan estar presentes en el medio ambiente. Normalmente, esto sucede meses antes de que nazca el bebé, lo que permite que transcurra el tiempo suficiente para que se produzcan los efectos protectores.

embarazo cambia cerebro y corazón de la madre
Los cambios en el cerebro de la embarazo fortalecen el vínculo madre y bebé

¿Cómo afecta el cerebro materno al bebé?

El cerebro materno también ejerce una gran influencia sobre la salud y el bienestar del feto en desarrollo. Las hormonas y respuestas inmunitarias desencadenadas por el cerebro materno desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de las funciones normales del corazón y los pulmones, así como del desarrollo reproductor y de las membranas. Además, la formación de vínculos emocionales entre una madre y su bebé puede comenzar incluso antes del nacimiento. La proximidad cercana permite la interacción prenatal, que se ha demostrado que es importante para el desarrollo social normal del niño o niña.

Investigadoras del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de la Comunidad de Madrid, han descubierto que el cerebro de las madres experimenta cambios anatómicos relacionados con la neuroplasticidad desde el embarazo. Algunas regiones cerebrales se reducen durante el embarazo y vuelven a crecer después del parto. Los resultados de este estudio, publicado en la prestigiosa revista Nature Neuroscience, revelan que el cerebro de las mujeres en el tercer trimestre de su primer embarazo ya muestra diferencias anatómicas significativas en comparación con mujeres que nunca han estado embarazadas.

Esta línea de investigación se originó a partir de un estudio anterior realizado hace solo seis años, donde las científicas del Marañón demostraron que la anatomía del cerebro de las madres a los tres meses posparto era diferente de la que tenían antes de quedar embarazadas por primera vez. Específicamente, se identificaron cambios en una red cerebral asociada con la percepción del yo y la cognición social, conocida como la Red por Defecto.

Además, se determinó que a medida que el cerebro experimentaba cambios, se fortalecía el vínculo entre la madre y el bebé. Esta línea de investigación ha profundizado en el estudio del cerebro maternal, demostrando que los cambios persisten al menos hasta los seis años posparto y son anatómicamente similares a los que ocurren durante la adolescencia, respaldando así la noción de «matrescencia».

El estudio actual, liderado por las científicas Susana Carmona, María Paternina-Die y Magdalena Martínez del área de investigación Neuromaternal del Hospital Gregorio Marañón, volvió a evaluar a las 110 participantes un mes después del parto. Se observó que, los escáneres cerebrales muestran que algunas regiones cerebrales se vuelven más pequeñas y delgadas durante el embarazo, y que la mayoría de estos cambios se revierten después de dar a luz. Esto sugiere que el cerebro se está reestructurando durante y justo después del embarazo. A medida que avanzaba el posparto, algunos cambios cerebrales revertían, especialmente aquellos relacionados con las redes cerebrales de atención. Sin embargo, otros cambios, como los afectados en la Red por Defecto, parecían persistir, sugiriendo que el primer embarazo podría modificar de manera duradera las regiones cerebrales relacionadas con la percepción del yo.

El estudio también analizó variantes como el tipo de parto, observando diferencias en los cambios cerebrales entre mujeres que tuvieron un parto vaginal, cesárea de emergencia o cesárea programada. Estos hallazgos indican que el trabajo de parto, independientemente del método de parto, influye en la neuroplasticidad materna, aunque se necesita más investigación para comprender completamente el alcance de estos cambios.

Manejar el estrés durante el embarazo
El estrés durante el embarazo puede tener consecuencias negativas para el bebé

¿Cuáles son los riesgos del cerebro materno?

También existen algunos riesgos potenciales para la díada madre-cerebro materno-engaging. Niveles elevados de estrés durante el embarazo pueden afectar negativamente al cerebro, al sistema inmunitario y al sistema hormonal. Por ejemplo, niveles elevados de la hormona del estrés, cortisol, durante el embarazo pueden provocar un desarrollo desordenado de los sistemas neuroendocrinos fetales, lo que puede conllevar un mayor riesgo de ansiedad y depresión en la descendencia posteriormente en la vida.

Además, determinados productos químicos presentes en el medio ambiente, una mala alimentación y otros problemas de salud importantes pueden afectar negativamente al cerebro materno y a la salud del feto en desarrollo. Por lo tanto, es importante que las mujeres embarazadas cuiden especialmente su salud durante el embarazo.

cerebro mujer embarazada
La maternidad hace más inteligente a las madres | Foto New Scientist

El embarazo cambia el cerebro, las hace más inteligentes

Muchas mujeres se quejan de la falta de memoria y concentración al tener a su bebé y tiempo después del parto, pero nada más lejos de la realidad. Katherine Ellison, una periodista americana premiada con el Pulitzer, se preguntó hace ya algunos años si la maternidad nos hacía menos inteligentes, y el resultado de su investigación lo publicó en su estupendo libro El cerebro de mamá. Al contrario descubrió que la maternidad nos hace más inteligentes.

Estudios también han llegado a la misma conclusión, que tener un bebé en realidad puede mejorar nuestra función cognitiva. Además influye positivamente en la capacidad de recuperación emocional, la toma de decisiones eficientes y mejores habilidades para resolver problemas estratégicos.

Las madres tenemos una capacidad de manejar mejor el estrés y ser más productivas en el trabajo. A pesar de que investigaciones anteriores encontraron que el cerebro de una embarazada se puede reducir hasta un 7% durante la gestación, cuando nacen los bebés la maternidad requiere que nuestros cerebros empleen métodos estratégicos de manejar el estrés y tener empatía, que las mujeres que no son madres no desarrollan.

Las partes del cerebro relacionadas con el razonamiento, el juicio y la empatía en realidad se expanden, a la vez que la madre se adapta a las necesidades de su bebé. Esto hace que las madres se adapten especialmente bien a los lugares de trabajo o situaciones estresantes en comparación a otras personas,  porque somos más creativas en la resolución de problemas.

El cerebro materno es una intrincada y compleja red de sistemas neurales, inmunitarios y hormonales que trabajan juntos para proteger y abastecer al feto en desarrollo. Estos sistemas experimentan cambios notables a lo largo del embarazo, que se asocian con la formación de vínculos, la formación de la memoria y la modulación inmunitaria. En consecuencia, el cerebro materno desempeña un papel crucial en la salud y el bienestar tanto de la madre como del bebé. Es importante que la madre cuide de su salud mediante una buena alimentación, ejercicio y descanso, y prestando atención a su salud mental y a sus niveles de estrés, y evitando la exposición a sustancias nocivas. Cuidar bien del cerebro materno ayudará a garantizar un comienzo feliz, sano y seguro en la vida tanto de la madre como del bebé.

Más información sobre maternidad que puede ser útil.

Quizás te interesa leer sobre cómo manejar el estrés en el embarazo, consejos y técnicas efectivas.

Si te ha gustado este artículo compártelo y sígueme en FacebookInstagramX y suscríbete para a Papás e hijos!

Daniela

About Daniela

Desde hace varios años trabajo online para poder conciliar mi vida familiar y laboral. Además de ser la autora de Papás e hijos, para muchos soy más conocida como la mamá de... y feliz de serlo!

One comment on “Cerebro de la madre durante el embarazo: descubre su importancia y funciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce nuestra política de privacidad haciendo click aquí