castigos infantiles

Castigar a los niños, ¿sí o no?

 

Es normal que los niños a partir de los 18 meses hasta los 4 años experimenten rabietas y no debemos sentir que es culpa nuestra o del estilo de crianza que hayamos adoptado, ya sea una crianza con apego o rutinas.

Estas explosiones emocionales surgen porque nuestros hijos están en pleno proceso de desarrollo cerebral y esto los hace más propensos a arrebatos irracionales, otro factor que influye en las rabietas infantiles es el estrés. Situaciones que son normales para nosotros como adultos, pueden ser aterradoras para ellos y generarles ansiedad.

Uno de los grandes dilemas que envuelven este tema es la conveniencia de aplicar castigos y muchos expertos opinan que no es conveniente, porque a estas edades los niños pueden rápidamente sentir ira y tristeza, pero también abandonan estas emociones con la misma facilidad. Mientras que los padres y madres solemos tardar más en cambiar de nuevo a otra emoción.

Por lo que si aplicas un castigo, el peque no recordará bien porqué está castigado y no solucionaremos ni evitaremos las rabietas, así que no solucionaremos nada.

Siempre se recomienda lo contrario, hacer refuerzos positivos a nuestros hijos y en vez de castigar o regañar debemos reconocer cada avance que hacen, por pequeño que sea.

Un buen ejemplo puede ser la incontinencia infantil, algo que le pasa a los niños aunque hayan dejado el pañal y controlen esfinteres, hay ocasiones en las que pueden tener un accidente y en vez de castigarles, debemos tratar el tema con naturalidad y felicitarlos cuando hayan conseguido permanecer sequitos.

La enuresis es un problema involuntario, y aplicarle castigos o “ridiculizarlo” de alguna manera con la intención de que deje de hacerlo puede dañar su autoestima u ocasionarle problemas de timidez, por lo que podría agravar la situación.

Desde Papás e hijos te aconsejamos que si tu hijo sufre de incontinencia por las noches seas paciente, ya que cada niño tiene un proceso de maduración diferente y esto se solucionará con el paso del tiempo.

Mientras tus peque consigue mantenerse seco durante la noche te recomendamos hacer uso de las braguitas y calzoncillos absorbentes DryNites® que les proporcionan una protección que les hará sentirse cómodos y descansar, como si llevaran ropa interior de verdad.

 



Si no las has probado puedes solicitar una muestra gratis de DryNites® de la talla y el modelo que más se ajuste a las necesidades de tu pequeño.

 

 

Daniela Dávila

About Daniela Dávila

Desde hace varios años trabajo online para poder conciliar mi vida familiar y laboral. Soy fundadora TargetNet, autora de Papás e hijos, embajadora de Sapos y Princesas, aunque para muchos más conocida como la mamá de... y feliz de serlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *