Dificultades específicas de aprendizaje y trastornos del neurodesarrollo




 

Dificultades específicas de aprendizaje y trastornos del neurodesarrollo. ¿Cuándo encontramos trastornos en los aprendizajes?

En muchas ocasiones nos encontramos con niños que presentan un desarrollo del lenguaje hablado mucho más lento, ciertas deficiencias para orientarse en el espacio, percepción espacio-temporal inadecuada, direccionalidad algo confusa, deficiencias en la coordinación general…

Los trastornos de aprendizaje se relacionan con ciertos desórdenes en uno o más de los procesos psicológicos básicos relacionados con comprensión o el uso del lenguaje, ya sea hablado o escrito, y llevan aparejadas ciertas dificultades para leer, escribir y redactar adecuadamente, secuenciar pensamientos, deletrear y calcular, fundamentalmente.

En tales situaciones, la alteración en estas habilidades predomina sobre la organización y orientación espacial.

Es fundamental conocer el desarrollo del sistema nervioso y sus diferentes etapas para comprender los déficits que pueden aparecer por un desarrollo anormal del cerebro o a causa de daños en el mismo a edades tempranas. Dependiendo del momento en el que se produzcan estas anormalidades o daños (durante el embarazo, en el periodo perinatal o en el transcurso de la infancia), sus repercusiones variarán.

Las últimas investigaciones sobre el cerebro del niño concluyen en que se trata de un cerebro en continuo desarrollo, con un crecimiento a veces vertiginoso, y sujeto a un sinfín de modificaciones y conexiones debidas a la continua estimulación que le proporciona el entorno en el que se desarrolla.

No hay duda de que hay una base genética o neurobiológica en estos trastornos. Los primeros estudios cognitivos para averiguar si un niño padece alguno de estos problemas podrían empezar a realizarse en primero de primaria. Sin embargo, aunque a esta edad se detecten las primeras dificultades de los alumnos, no es hasta pasados algunos años cuando se confirma el diagnóstico de un trastorno del aprendizaje.

El diagnóstico puede tardar años e, incluso, detectarse de adultos en personas que los padecieron de pequeños y a quienes no se les diagnosticaron. Casi todos estos trastornos son hereditarios. Éste es el caso del TDAH y la dislexia. Ahora estos trastornos no son más frecuentes que antes, sino que se diagnostican más, porque la enseñanza es obligatoria hasta los 16 años.

Hoy se sabe que en la mayoría de los casos estas causas son de base genética y neurobiológica. El TDAH se relaciona con una disfunción en el lóbulo frontal, mientras que la dislexia se corresponde con una en el hemisferio izquierdo en su parte posterior, el trastorno específico del desarrollo del lenguaje con problemas en el hemisferio izquierdo, la discalculia tiene su base en el lóbulo parietal bilateral y, en el caso del TANV (trastorno de aprendizaje no verbal), aunque no está tan claro, se barajan dos hipótesis: por un lado, que su origen esté en el hemisferio derecho, y por otro, en las áreas posteriores bilaterales.

 

ana roa

Ana Roa, pedagoga y autora de “¡Vive la Vida!” y “El yo infantil y sus circunstancias”

 

Características trastornos de aprendizaje:

  • Dificultad para mantener la atención y para seguir secuencias de instrucciones.
  • Dificultad para rebatir comentarios o secuenciar una argumentación a causa de distracciones u olvidos frecuentes.
  • Dificultades en la lectura, la escritura o para interpretar los números y los signos matemáticos.
  • Dificultades para distinguir la derecha de la izquierda.
  • Inversión de números o letras (por ejemplo, confusión entre el número 25 y el 52 o de la letra “b” y con la “d”).

Factores trastornos de aprendizaje:

  • Predisposición genética
  • Disfuncionales: Alteraciones en la configuración de las redes neuronales que intervienen en las tareas perceptivas y cognitivas del lenguaje
  • Psicológicos
  • De maduración: Retraso en el desarrollo de las funciones básicas previas al aprendizaje

¿A quiénes afectan los trastornos del aprendizaje?

Generalmente el sexo masculino es más propenso a tener trastornos de aprendizaje, y puede decirse que el cuatro por ciento de los niños de entre 6 y 11 años padecen este tipo de problemas. Específicamente, los trastornos de lectura son más comunes en hijos de padres que experimentaron un trastorno del aprendizaje…

Ana Roa, pedagoga. Autora de “¡Vive la Vida!” y “El Yo infantil y sus circunstancias”.

¿Quieres plantear una duda a nuestros expertos? ¡Escríbenos a info@papasehijos.com!

Quizás te pueda interesar leer: ¿A partir de qué edad se puede saber si mi hija tiene TDAH?




Daniela Dávila

About Daniela Dávila

Desde hace varios años trabajo online para poder conciliar mi vida familiar y laboral. Soy fundadora TargetNet, autora de Papás e hijos, embajadora de Sapos y Princesas, aunque para muchos más conocida como la mamá de... y feliz de serlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *