embarazada bebe

Placentofagia, beneficios y riesgos de comer la placenta del bebé

 

 

Hace un tiempo compartía información sobre la encapsulación de placenta para las madres en el postparto. Según nuevas informaciones las madres que comen las placentas de sus bebés son parte de una moda creciente.

La práctica, conocida como placentofagia tiene entre sus supuestos beneficios: aumento de la energía y prevención de la depresión postparto.

Hasta la fecha no hay estudios científicos que confirmen los beneficios o riesgos que puede tener comer la placenta humana, que es cierto que está llena de nutrientes y hormonas que ayudan al bebé en su desarrollo y a sobrevivir en el útero, pero también puede albergar bacterias potencialmente dañinas y productos de desecho.

Scientific American preguntó a Rebecca Baergen, quién ha estudiado la placenta durante más de dos décadas, sobre la base de la placentofagia, ella explicó que muchos mamíferos que tienen placentas hacen esto. Las madres comen la placenta y esto es realmente parte de la justificación de que muchas personas afirmen que: “bueno, los animales lo hacen, así que eso es algo que debemos hacer…pero hay un montón de otras cosas que hacen los animales que los humanos no hacemos”. Los animales están en un medio silvestre y si no comen la placenta, a continuación depredadores vendrán al ver u oler la sangre.

¿Por qué algunas personas abogan por comer la placenta? ¿Cuáles son los beneficios demostrados? Muchas mujeres han reportado un beneficio pero no se han realizado estudios que realmente documentar cualquier tipo de efectos beneficiosos. Mucho de esto podría ser un efecto placebo. No sabemos, todo es anecdótico. Las personas dan informes diciendo: “Sí, he hecho esto y tenía un gran beneficio. Sí me ayudó y fue maravilloso”. Mucho de los beneficios que se reivindican es que las mujeres se sienten más saludables y más fuertes. Así que hay una gran cantidad de mujeres que se están animando a comer las placentas de sus bebés.

¿Cuáles son algunos de los riesgos para la salud de la placentofagia? Una gran cantidad de placentas tienen infecciones, infecciones bacterianas. Tuvimos un caso aquí donde la madre quería tomar la placenta, pero se le negó esa petición. Hubo infección en la placenta y además había evidencia de meconio o heces fetales, básicamente, que es un producto de desecho que tal vez no es necesariamente una buena cosa para ser ingerida cualquiera. La placenta es un órgano fetal, pertenece al feto. Se compone de tejido fetal, no tejido materno aunque haya sangre materna en ella.

 

capsulas placenta bebe

Cápsulas de placenta foto de Flickr/cowboycoffee

 

¿Hay alguna evidencia de que comer la placenta puede defenderse contra la depresión posparto? No se ha documentado, pero se cree que al menos algunos de los depresión posparto tiene que ver con el hecho de que tienes todas estas hormonas producidas por la placenta durante el embarazo, y luego después de que el bebé nace a esa fuente de hormonas se ha ido. Se cree que esa caída de las hormonas y tal vez otras cosas que son producidas por la placenta durante el embarazo causan la depresión posparto en las madres. Así que si toman lo que había en la placenta se podría aliviar la depresión. Una vez más, no se ha probado pero parece razonable, afirmó Rebecca Baergen y continúo,  que si ella estuviera preocupada acerca de la depresión postparto, le gustaría recibir un tratamiento basado en la medicina moderna, en lugar de utilizar un método que no está probado y sin evidencia científica.

¿Cuál crees que sería la mejor manera de ingerir la placenta en píldoras, sola o que se incorpore en algo? Algunas personas hablan de poner realmente la placenta en las recetas, cocinar y comer de esa manera. Si se hace eso, es probable que estén destruyendo los beneficios potenciales que se podrían recibir, porque muchas de las proteínas, hormonas y productos sanguíneos se descomponen por la cocción. A diferencia de la carne que es muy muscular, la placenta no lo es.

En la encapsulación de la placenta es donde realmente toman el extracto de placenta y la ponen en forma de píldora. Creo que esto hace que sea mucho más fácil para las personas lidiar con ella. Pero yo personalmente no quiero volver a hacerlo.

Esta entrevista concluye sin una conclusión científica que avale ni desestime el consumo de placenta del bebé por parte de las madres. Sin embargo, sí se pide a los defensores de la placentofagia que  aporten estudios que muestren sus beneficios.

Fuente: Scientific american

 

 

Daniela Dávila

About Daniela Dávila

Desde hace varios años trabajo online para poder conciliar mi vida familiar y laboral. Soy fundadora TargetNet, autora de Papás e hijos, embajadora de Sapos y Princesas, aunque para muchos más conocida como la mamá de... y feliz de serlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *