Peleas entre hermanos, consejos de expertos para afrontarlas

 




 

Las peleas entre hermanos suelen ser algo normal, es muy común que surjan conflictos por pasar mucho tiempo juntos. Desde el momento en el que nace el segundo hijo, tienen que aprender a compartir, y no sólo sus juguetes si no la atención de sus padres.

Hay expertos que aconsejan que “Independientemente de la circunstancia que motive la discusión entre nuestros hijos, es imprescindible que nosotros, los padres, nos mantengamos al margen”. ¿Al margen? No contenta con esta explicación he querido pedir opiniones a otros expertos sobre las peleas entre hermanos.

Causas de las peleas entre hermanos y algunos pautas de la investigadora, escritora y Presidenta de la Association for Childhood Education International en España, Elizabeth Fodor:

1. Sentir que al “otro” se le quiere más y hay que competir por el amor de los padres. Por eso nunca hay que ponerse al lado de uno de ellos. Es necesario atenuar los celos y no fomentarlos.

2. El niño no tiene todavía noción de lo que pertenece cada uno, por esto es recomendable que tengan un juguete “preferido” y que tiene derecho de no compartirlo con nadie.

3. Demostrar jugando que compartir puede ser divertido. Los juegos sirven para enseñar a los niños como funciona la vida.

4. Que esté estresado. Estar atento a los cambios en su entorno y si hay algún conflicto especial.

niños peleas entre hermanos

Foto cortesía de Amy Mikler/Alamy

El papel de los padres en las peleas entre hermanos:

  • Mantener la autoridad.
  • Ser resolutivo para que los niños aprendan como resolver sus propios problemas.
  • Trasmitir a los niños la sensación de estar aceptado, que se le quiere y se acepta a cada uno como es a pesar de que se descalifiquen los comportamientos inadecuados.
  • Si las peleas surgen por celos, es importante enseñar a los niños a verbalizar las emociones que siente: “comprendo que estas celoso es normal, a mamá también le sucede algunas veces, pero esto no justifica que empujes, pegues, muerdas…”.

Algunas pautas para evitar las peleas entre hermanos, son:

Es fundamental no comparar a los hermanos con frases como: “mira tu hermano que bien hace las cosas” o “que bien se porta”.

No se debe fomentar la competitividad entre hermanos, ya que eso mismo ya genera conflictos. No usar frases como “vamos, que tu hermano como mucho más deprisa” o “¿todavía no has recogido?, tenías que aprender de tu hermano”…

No se debe de caer en el error de “etiquetar” a los niños, como si el ser malo fuese algo inherente en el niño y que no se puede cambiar, de esta forma sólo conseguiremos que el niño se habitúe al adjetivo y que lo viva como “yo soy así, y por tanto no lo voy a cambiar”. Debemos dejar bien claro que en este momento te estás portando mal, no que seas malo. Es muy importante desligar el feedback negativo de la identidad, como hemos comentado en las Claves para ser más asertivos con nuestros hijos.

Observar a nuestros hijos como a nosotros mismos, según aconseja Silvia Álava Sordo, Psicóloga y Directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes. Esto nos dará muchas pistas sobre los errores que comentemos. Y nos daremos cuenta que las cosas no son blancas o negras y que no hay un hijo bueno y un hijo malo, sino que en ocasiones empieza uno la pelea y en otra el otro.

 

peleas de hermanos

Peleas entre hermanos cómo actuar cuando ocurren

 

Ante una pelea, los padres estableceremos el momento de entrar en escena cuando empiecen a gritar, a pegarse o a insultar, pero ahí no hay que intentar saber qué es lo que ha pasado, pues de esa forma entramos a formar parte de su pelea. David Cortejoso autor del blog Psicoglobalia, ofrece consejos de cómo actuar cuando ocurren las peleas entre hermanos, los comparto a continuación:

  • Tiempo fuera: usar la técnica que en psicología se llama “tiempo fuera” con ambos, es decir, sacarles de la situación y lugar donde ha ocurrido.
  • Origen de la discusión: averiguar la causa u origen, no para culpabilizar a ninguno, sino de averiguar la causa para encontrar el remedio. Lo ideal es que cada progenitor estuviera con uno y luego hablar para contrastar lo que dicho.
  • Razonar el conflicto: no es adecuado que echar la culpa al que lo ha originado, es mejor hablar con él desde el razonamiento, no desde el resentimiento. No gritar, culpabilizar, ridiculizar como formas de solucionar los problemas.
  • Promover que resuelvan sus diferencias: intentar siempre que sean ellos los que alcancen la solución, que la propongan, que lo negocien y que se impliquen en resolverlo. Si es difícil o no arrancan, entonces un pequeño empujoncito no viene mal.
  • Flexibilidad: un estilo estricto de crianza no es lo más adecuado, pero tampoco el permisivo. Debe haber unas reglas y unas normas en el hogar, aunque en ocasiones debamos ser algo flexibles con las mimas.
  • Fomentar los juegos y las actividades en común: así aprenderán  a cooperar, y se fomenten también sentimientos de afecto, respeto y cariño.
  • Buscar información: Podemos ayudarnos de material auxiliar, libros, dibujos animados, cuentos, que hablen de esta temática. Rosa Jové nos recomienda “Querer a todos por igual” de Nancy Samalin y Elizabeth Fodor “Estoy celoso” de Trace Moroney, SM.
  • Comunicación: Cuando la causa sea por competir por vuestra atención y cariño, los típicos celos entre hermanos, hablar con ellos por separado, preguntarles por sus temores, y dedicarles tiempo y que sea de calidad.
  • Escucharles: Es bueno siempre fomentar el hecho de que los niños se expresen y cuenten sus sentimientos y emociones, que no repriman. Debemos estar muy atentos y escucharles.
  • Un truco imprescindible para estas situaciones: paciencia más constancia.

“Cuando las peleas son sucesivas y alteran el funcionamiento normal de la familia, puede ser el momento de pensar que hay algo que está fallando. En estas situaciones es adecuado que acudáis a un psicólogo especialista, para que averigüe las causas y nos de las pautas oportunas” David Cortejoso.

Según Elizabeth Fodor, las peleas entre hermanos se pueden considerar como algo “normal siempre y cuando no suceda más de cinco o como mucho siete ocasiones al día y no todos los días”.

¿Cómo afrontas las peleas entre hermanos?

 




 

Daniela Dávila

About Daniela Dávila

Desde hace varios años trabajo online para poder conciliar mi vida familiar y laboral. Soy fundadora TargetNet, autora de Papás e hijos, embajadora de Sapos y Princesas, aunque para muchos más conocida como la mamá de... y feliz de serlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *