Enseña a tus hijos a conocer qué emociones están ahí




inteligenica emocional emociones infantiles

Foto cortesía de ADDitude

¿Qué tal en el cole? ¿Qué tal en el trabajo? ¿Qué esperamos que nos digan nuestros niños cuando les preguntamos qué tal les ha ido hoy? Les será mucho más fácil comprender tu pregunta si tú les explicas también qué tal ha ido tu día.

La base de la inteligencia emocional en niños es la percepción altamente diferenciada de nuestras propias emociones y su expresión verbal, que a la vez permite un mejor manejo cognitivo de nuestra emoción y por tanto una más fácil gestión.

Por otro lado y como en todos los aprendizajes, el ejemplo es el mejor maestro, después de la experiencia. De modo que no sólo contaremos lo que nos pasó hoy: también cómo nos sentimos y cómo gestionamos esos sentimientos. “Mis compañeros fueron a tomar un café y no me invitaron. Me sentí excluida y me pregunté si es que no les apetecía estar conmigo. Pero en lugar de quedarme en la mesa decidí ir aunque no me hubieran invitado. Luego lo pasé muy bien y sentí que sí soy parte del grupo”.

Y si al llegar a casa nuestra pareja nos pregunta “¿Qué tal?” No vale responder “Bien”. Trabájatelo un poco: estás relajado, satisfecho, ilusionado, tranquilo, orgulloso, activo, soñador. ¿Y por qué estás así? ¿O es que ni siquiera estabas “bien”? ¿A lo mejor estabas indeciso, confundido, agotado, exasperado, nostálgico, vacío, afligido…?

Deja que tu hijo sepa que las emociones están ahí, y que son valiosas. Si te apetece conocer más sobre nuestro mundo emocional y cómo desarrollar la inteligencia emocional de nuestros hijos, ¡Advertencia, hemos de comenzar por la nuestra!

Conoce nuestros talleres de inteligencia emocional para padres y madres con hijos de 0 a 12 años, nos encantará contar contigo en uno de nuestros talleres de inteligencia emocional. Mientras tanto, ¡ya tienes deberes!




Elena Horno

About Elena Horno

Elena es mamá, es decir profesora, enfermera, cocinera, animadora, conductora... Ejerció cinco años como ingeniera industrial en proyectos de cooperación en África y Latinoamérica antes de tener a sus tres hijos. La maternidad le despertó la vocación por la pedagogía y ahora se dedica a escoger temas de interés para la familia, hacer una búsqueda intensiva del estado de conocimiento en ese campo, sintetizarlo, pasarlo por el filtro de algunos de los mejores expertos de actualidad y comunicarlo en los talleres. Se define como "madre profesional".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *