Llanto de un bebe

Los cerebros de las mujeres y los hombres responden diferente al llanto de un bebé


Un estudio del NIH descubre evidencias de lo que muchas madres sabía, sus cerebros parecen estar preparados para responder al llanto de un bebé.

Durante un estudio pidieron a hombres y mujeres dejar que dejaran sus mentes vagar y pusieron una grabación de ruido blanco entremezclada con los sonidos del llanto de un bebé. Los escáneres cerebrales mostraron que, en las mujeres, los patrones de actividad del cerebro repentinamente cambiaron a un modo atento cuando escucharon el llanto infantil, mientras que los cerebros de los hombres se mantuvieron en estado de reposo.

Los estudios anteriores mostraron que las mujeres son más propensas que los hombres a sentir compasión cuando escuchan un llanto infantil y a querer cuidar al bebé.

¿Por qué las mamás quieren “comerse” a sus bebés?

Estos estudios previos han mostrado diferencias en los patrones de la actividad cerebral entre cuando la atención de un individuo se centra y cuando la mente divaga. Cuando las personas se enfocan en algo en particular, sus cerebros se desenganchan del modo por defecto y activan otras redes cerebrales.

Durante 15 minutos, los participantes escucharon el ruido blanco intercalados con cortos períodos de silencio y con los sonidos de llanto de un bebé hambriento. Los patrones de su actividad cerebral se registraron por una técnica conocida como imágenes de resonancia magnética funcional.

Los investigadores analizaron las imágenes cerebrales de 18 adultos, padres y no padres, y encontraron que cuando los participantes escucharon a un bebé llorar, la actividad cerebral de hombres y mujeres difieren. Al oír un grito infantil de hambre, los cerebros de las mujeres son más propensas a centrar su atención en el llanto.

La maternidad cambia el cerebro de las mujeres, las hace más inteligentes.

Por el contrario, los cerebros de los hombres tendían a permanecer en su modo normal durante los sonidos de llanto infantil. Además los patrones cerebrales no variaron entre los padres y no padres observados en el estudio.

Fuente: Estudio National Institutes of Health “Women’s, men’s brains respond differently to hungry infant’s cries”

 

 

Daniela Dávila

About Daniela Dávila

Desde hace varios años trabajo online para poder conciliar mi vida familiar y laboral. Soy fundadora TargetNet, autora de Papás e hijos, embajadora de Sapos y Princesas, aunque para muchos más conocida como la mamá de... y feliz de serlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *