Vacaciones de verano para mí…

mamá de vacaciones con la vuelta al cole

Una querida amiga me ha enviado este post para el blog, creo que muchas podemos sentirnos identificadas con sus reflexiones.

Se va el verano y con él nuestras vacaciones, esos días de eterna luz y poca ropa, de terrazas y tiempo al aire libre. Se van esos días en los que no sabemos qué más hacer con nuestros hijos, porque se acaban las ideas. Tres meses de vacaciones escolares es mucho tiempo. Podemos hacer un montón de cosas: apuntar a los niños algún campamento de verano que, con suerte, dure un mes, tomar unas vacaciones de verano que nos podamos permitir claro, una semanita en un hotel o si aún hay más suerte un tiempito en la casa de verano de la familia. Eso completa un mes y medio y ¿qué hacer durante el mes y medio que nos queda?, además de compartir largas tardes con los vecinos que casi no vemos en invierno, pelear todos los días para que terminen de hacer los deberes de verano que, haciendo un inciso, esto suena un poco contradictorio ¿no?, me hago siempre la misma pregunta: ¿los profesores se llevan deberes para verano? Ellos dicen que son necesarios para que los niños no se olviden de lo que han aprendido, yo creo que es para que los niños aprendan lo que no han aprendido, porque el que aprendió, aprobó y si aprobó sólo necesita la primera semana de septiembre para ponerse al día, así que pienso que los llamados “deberes de verano” deberían de ser más personales y no colectivos, así los niños que se han preocupado todo el año por aprender, puedan dedicarse a jugar, pintar, crear y hasta ¿Por qué no? A no hacer nada. Pero nosotros los padres apoyamos a los profesores porque nos interesa ocuparlos una hora al día.

Y yo pregunto: ¿Cuándo tenemos vacaciones las mamis? Porque mientras están en el campamento, hacemos de chofer, seguimos con el horario del cole prácticamente. Antes de irnos de vacaciones nos rompemos la cabeza pensando en qué cosas poner en la maleta, no sólo la nuestra, si no la de nuestros hijos. Cuando al fin estamos de vacaciones (esas de hotel que sólo duran una semana) seguimos alerta de que nuestros hijos se coman “todo”, de que disfruten de las mejores instalaciones y nos aseguramos de que en el hotel exista un “kidsclub” o algo así. No nos importa que el buffet ponga lo mismo para cenar, mientras tenga macarrones, nuggets, pizza y perritos, para que al fin puedan comer lo que racionamos todo el año y para intentar pelear lo menos posible por la comida. Y si nos vamos a la casa de vacaciones de la familia seguimos siendo amas de casa: hay que limpiar, ir a la compra y cocinar.

Y si “tenemos la suerte” de trabajar en casa y lo encierro entre comillas, porque he vivido las dos experiencias: la de trabajar fuera y romperme la cabeza a ver como cuadrábamos la logística mi marido y yo para cubrir los tres meses de vacaciones que, si no cuentas con la ayuda de los abuelos o algún otro familiar, es realmente complicado. Y ahora, que trabajo desde casa, os prometo que no sé que es más duro. Cuando trabajaba fuera tenía la posibilidad de llegar a la oficina y descansar, lo prometo que era un descanso para mi, sentadita en mi mesa, con aire acondicionado y cobrando mensualmente lo mismo. Ahora que estoy en casa, porque lo he decidido así también he de decirlo, no tengo ni un minuto de descanso, trabajo cuando me dejan y lo que es peor, no tengo un ingreso fijo mensual. Y no voy hablar del “valor” que tiene nuestro trabajo, porque si nos vamos de casa y contratamos a alguien para que haga TODO lo que hacemos en casa las mamis, no nos alcanzarían los dos sueldos.

Pero en favor de lo que he decidido como madre (eso de trabajar desde casa) tengo que decir que, aunque estamos esperando todo el año que lleguen las vacaciones, aunque nos tenemos que romper la cabeza pensando qué vamos hacer, aunque estamos de turno las 24 horas y los 365 días del año y aunque las vacaciones se hacen un poco largas, es un gustazo ser madre y estar con tus niños el mayor tiempo posible, porque es un regalo de la vida verlos crecer y poder decirles, inclusive en verano: te he dicho que te sientes bien y te comas la lechuga de una vez!

Daniela Dávila

About Daniela Dávila

Desde hace varios años trabajo online para poder conciliar mi vida familiar y laboral. Soy fundadora TargetNet, autora de Papás e hijos, embajadora de Sapos y Princesas, aunque para muchos más conocida como la mamá de... y feliz de serlo!

One comment on “Vacaciones de verano para mí…

  1. karina dice:

    Gracias Daniela! lo he disfrutado mucho leyendolo otra vez. Mil besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *