La amniocentesis, qué es la amniocentesis y qué riesgos tiene

La amniocentesis, qué es la amniocentesis y qué riesgos tiene

 

 

La amniocentesis es una prueba que muchas embarazadas deciden hacerse, sin saber bien los riesgos que se corren, no sólo por la posibilidad de aborto, sino porque y si los resultados no son los que esperas…

Por esta razón he decidido preguntar al Dr Emilio Santos, Médico Ginecólogo sobre los riesgos de la amniocentesis.

Yo: Creo que la amniocentesis, es una prueba que muchas embarazadas se arriesgan a hacer sin saber muy bien porqué se la hacen, se hace como una prueba de rutina en el embarazo.

Dr Emilio Santos: Es verdad. Muchas mujeres no saben que realizar la amniocentesis significa exponer el embarazo a un riesgo de abortar. Ocurre en 0,5% de los casos. Esto quiere decir que en una de cada 200 amniocentesis se produce involuntariamente un aborto durante los días siguientes por culpa de la prueba.

Yo: ¿En qué momento del embarazo se realiza la amniocentesis?¿Qué resultados puede tener una embarazada al hacerla?

Dr Emilio Santos: La amniocentesis se realiza hacia las 16 semanas desde la fecha de última menstruación. La amniocentesis nos dice si un embrión es hombre o mujer. Y nos dice también si tiene o no alguna cromosomopatía; cromosomopatía quiere decir “alteración de los cromosomas”, la cromosomopatía más importante es el síndrome de Down.

Yo: A mi alrededor veo niños con síndromes muy raros, que son hijos de padres muy jóvenes. Y niños de padres mayores, que no tienen problema alguno, por esto me surge la duda: ¿es cierto que a mayor edad mayor riesgo de tener a bebés con problemas?¿es eso verdad?.

Dr Emilio Santos: Claro. Más o menos, nacerá un bebé con ese síndrome de una entre 1400 embarazadas de 23 años; y nacerá un bebé con ese síndrome de una entre 75 embarazadas de 40 años. Y la edad del padre no influye. Pero eso sólo es así para el síndrome de down. El resto de malformaciones no tienen que ver mucho con la edad de la madre ni del padre. Eso explica la observación que usted hace.

Yo: Volviendo a la amniocentesis ¿es una prueba necesaria?

Dr Emilio Santos: No lo es. La amniocentesis sólo tiene sentido en mujeres que se planteen abortar si tienen un bebé con problemas. Pero no en todos los casos.

Yo:  ¿En qué casos recomiendas hacerse esta prueba? ¿Compensa asumir los riesgos de la amniocentesis?

Dr Emilio Santos: En toda Europa se realiza el llamado “cribado de cromosomopatías” o “screening de cromosomopatías”. Es un estudio diseñado con el fin de evitar la mayoría de las amniocentesis. El cribado ofrece como resultado la probabilidad de que un determinado feto tenga una cromosomopatía. Si, por ejemplo, el cribado nos dice que la probabilidad es de uno entre diez mil o de uno entre mil, la mayoría de nosotros pensaría “es la probabilidad de las mujeres de 20 años; no me voy a hacer amniocentesis”. Si, por el contrario, por ejemplo, el cribado nos dice que la probabilidad es de uno entre cincuenta, entonces la mayoría de nosotros pensaríamos “¡uy, tengo la probabilidad que tienen las mujeres de 40 años; mejor me voy a hacer la amniocentesis”. La decisión siempre es de la madre; el médico, mediante el cribado, informa; la madre embarazada es quien decide si con esa información prefiere hacerse la amniocentesis o no.

Y … ¿qué es el cribado de cromosomopatías?. Pues es la suma de un análisis a las 11 semanas desde la última menstruación, y una ecografía a las 12 semanas. En el análisis de sangre se miran unas sustancias llamadas PAPP-A y beta-HCG. En la ecografía se mide la longitud del embrión y se mide también un plieguecito detrás del cuello del bebé, que llamamos el “pliegue nucal”. Con el resultado de la ecografía se vuelve al laboratorio donde se realizó el análisis y, mediante cálculo con ordenador, teniendo en cuenta el análisis, la ecografía y la edad de la embarazada, entregan un informe que informa sobre las probabilidades de que el hijo vaya a tener o no una cromosomopatía.

Por supuesto, toda mujer que tenga claro que nunca realizaría un aborto (o que en su país no sea legal), no tiene motivo para hacerse cribado, ni tampoco amniocentesis.

Y, muy importante, … las personas con síndrome de Down pueden ser igual de cariñosas e igual de dulces que las personas que no tienen dicho síndrome. Se les puede querer igual. Es algo que nunca debemos olvidar cuando tomemos las difíciles decisiones a las que la tecnología actual nos enfrenta.

Para saber más:

 

 

Daniela Dávila

About Daniela Dávila

Desde hace varios años trabajo online para poder conciliar mi vida familiar y laboral. Soy fundadora TargetNet, autora de Papás e hijos, embajadora de Sapos y Princesas, aunque para muchos más conocida como la mamá de... y feliz de serlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *