Introvertido no es lo mismo que tímido




Un artículo muy interesante en la revista Atlantic, sobre cómo tratar a las personas introvertidas, ha despertado un especial interés en mí. El tema de cómo criar a un niño introvertido o tímido, me afecta de forma directa, ya que mi hija pequeña le cuesta mucho relacionarse con otras personas, especialmente los adultos.

Mientras los niños son pequeños, parece que la timidez puede ser algo normal, que se corregirá con la edad. Lo que no tengo claro es qué hacer si a medida que el niñ@ crece y la timidez no desaparece.

No considero que sea un problema para ella, es un rasgo característico de su personalidad y ella entiende que los demás lo deben comprender así. Sin embargo, como mamá me preocupa, porque el sistema educativo a medida que avanzan en edad, se basa cada vez más en intervenciones en clases, cosa que no le gusta hacer y en este sentido siento que su timidez la limita.

Por un lado pienso que los niños siempre nos sorprenden y que son más fuertes de lo que pensamos, cuando ella entienda la necesidad e importancia de expresarse, cambiará. Otra parte de mí, piensa ¿Y si no es así? ¿Qué pasa si mientras más presionada se sienta, menos quiera relacionarse con los demás? Entre estos dos escenarios extremos, hay uno intermedio también, pero ¿Cómo tratarla? ¿Qué puede hacer para ayudarla?

Es aquí donde entra el artículo, que define de forma diferente a las personas introvertidas y a las tímidas, cosa que yo por lo menos no entendía así. Las personas introvertidas, son capaces de hablar ante un gran público, pero se comportan de forma muy diferente en pequeños grupos.

El artículo nos plantea preguntas como “¿Conoces a alguien que necesita horas a solas todos los días? Que ama conversaciones reservadas sobre los sentimientos o ideas, y puede hacer una presentación de dinamita a un público más grande, pero parece difícil en grupos y torpe en una pequeña charla? ¿Quién tiene que ser arrastrados a las fiestas y luego necesita el resto del día para recuperarse? Que gruñe o frunce el ceño o gruñidos o una mueca de dolor cuando se acercó con palabras amables de las personas que están tratando de ser amable? Si es así, se le dice a esta persona que es “muy serio”, o preguntas si está bien? Lo consideran como distante, arrogante, grosero? Redoblar sus esfuerzos para sacarlo?” Si has contestado de forma afirmativa a estas preguntas, has identificado a una persona introvertida, que están entre los grupos más incomprendidos.

Los introvertidos no necesariamente son tímidas, los tímidos sienten ansiedad o temor en los entornos sociales, los introvertidos por lo general no. Los extrovertidos necesitan estar con gente, y se marchitan o se desvanecen cuando están solos. Por el contrario, una persona introvertida siente la necesidad de aislarse después de una hora o dos de estar socialmente “on”. Esto no es ser antisocial, sólo que los introvertidos necesitan estar a solas con sus pensamientos.

El entender estas características de la personalidad de un introvertido, nos ayuda a comprenderlos mejor y poder respetar sus necesidades. La timidez es un rasgo de la personalidad, no un fallo y suelen ser niños que escuchan atentamente.

Si tienes un niño tímido es importante no etiquetarlo y disculparlo frente a los demás, no hay nada de malo, a pesar de que muchas personas no entienden la timidez y la equiparan ser tímido con tener un problema. Se cree que un niño tímido tiene baja autoestima pero no es así. Un niño tímido con autoestima sana hace contacto visual y parece feliz consigo mismo.

Los niños tímidos suelen ser cauteloso y reflexivos, por esto requieren más tiempo en su interacción con extraños, porque ellos necesitan estudiar a las personas y calentar lentamente el terreno nuevo para sentirse cómodos en él.

La timidez puede ser un problema cuando el niño evita el contacto visual y presenta problemas de conducta, en este caso sería necesario consultar un especialista para que nos de un diagnóstico.

Es tentador querer ayudar los niños tímidos pero hay que tener cuidado, en ocasiones mientras más se tira algunos niños retroceden. No se puede sacar a un niño de la timidez. Lo mejor es crear un ambiente cómodo que permite que se desarrolle socialmente con naturalidad.

Quizás te interese leer más sobre Niños tímidos.

Daniela Dávila

About Daniela Dávila

Desde hace varios años trabajo online para poder conciliar mi vida familiar y laboral. Soy fundadora TargetNet, autora de Papás e hijos, embajadora de Sapos y Princesas, aunque para muchos más conocida como la mamá de... y feliz de serlo!

2 comments on «Introvertido no es lo mismo que tímido»

  1. Madres cabreadas dice:

    No creo que debas preocuparte, trata el tema con naturalidad y respétala tal y como es. prémiala cada vez que muestre un signo de apertura. no tratéis sutidez como un problema, que no note que os preocupa. precisamente las personas más tímidas son las más interesantes.Las actividades artísticas van muy bien para estos niños ya que les ayudan a expresarse: pintura, música, danza, teatro… A mi niña le ha venido genial el ballet.Un beso.

  2. Belén dice:

    Te comprendo perfectamente,a mi hijo también le ha costado siempre relacionarse con los adultos. Hoy en día ya no le cuesta tanto, más bien diría, según con quien. Los niños tienen un radar especial y cuando siente el feeling con un adulto es el niño más encantador del mundo.Ante todo paciencia y respeto de sus ritmos. Cada uno somos de una manero, y por ello todos somos especiales. Estupendo post, me ha encantado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *